El  panorama del reciente huracán Irma era desolador. Inundaciones, muertes, damnificados y viviendas destrozadas. Sin embargo, lo único que se mantuvo en pie eran las palmeras. Siendo una de las plantas más antiguas del mundo, estas aprenden a adaptarse a las condiciones más extremas. Es así cómo es que han logrado sobrevivir a los largo de todos estos años.

Las palmeras llegaron a sobrevivir los fuertes vientos por la estructura que tienen. Estas funcionan como un edificio contra los terremotos: absorben energía mediante la elasticidad. Según Voz Pópuli, un árbol común y corriente está diseñado para soportar peso desde arriba, pero una palmera no está hecho para ello, por eso es que cuenta con tan pocas hojas y su tronco es más delgado.

 

 

Su tronco no está hecho de madera, sino que está compuesto por fibras esponjosas y elásticas. Además, mientras que un árbol normal muestra anillos circulares a lo largo de su crecimiento, el de la palmera va a lo largo. Las pocas hojas que tienen también ayudan a mejorar la resistencia de los fuertes vientos ya que estas también son flexibles y se colocan en la misma dirección en la que va el viento.

Sin embargo, si se moja el terreno en donde estas se colocan, lo más probable es que pierdan la estabilidad. Por eso, la mayoría de palmeras que caen lo hacen desde su base más no rompiéndose por la mitad.

Share

Copyright © 2017 VenezolanosPty. All Right Reserved.
Powered By Joomla Perfect