Sin el ánimo de parecer irónico o hiriente, la verdad es que nos sorprende que haya gente dentro de Venezuela que se sorprenda ante la escasez de gasolina. Y no nos estamos refiriendo a gente que no tiene acceso a medios de comunicación masivos o medios alternativos. Nos referimos a gente que tiene a su alcance diversas opciones para mantenerse informados.

Por Horacio Medina @unape

Pues bien, resulta que hay sorpresa en el país, porque la escasez que desde hace meses estaba presente, era convenientemente manejada y disimulada por la alternancia de su distribución, pero ahora llegó al Área Metropolitana de Caracas y ya se hace, inocultable.

Por mucho tiempo, no solo quien suscribe, sino muchos otros colegas, analistas del sector y sindicalistas, hemos venido denunciando la destrucción de PDVSA.

Cientos de notas, artículos y comentarios, se pueden encontrar en diversos medios de comunicación donde se detalla:

· la caída creciente y dramática de la capacidad de producción de crudo. Hemos perdido 1 millón 450 mil barriles en 14 años.
· la inoperancia de las refinerías nacionales que han llegado a reducir su capacidad de operación efectiva, hasta un 60% – 40 % – según la fuente – de su capacidad nominal de procesamiento.
· la importación creciente de gasolina, diésel, productos intermedios como nafta catalítica y otros aditivos, para poder mezclar y producir gasolina en el ámbito nacional, dada la inoperancia de nuestras refinerías.
· la importación de crudo liviano o naftas para ser usados como diluente de crudos pesados, ante la pérdida de producción de crudos livianos y medianos en Venezuela.
· la manifiesta negligencia de los gerentes y operadores de PDVSA que han causado daños irreversibles, en muchos casos, a nuestros yacimientos.
· la marcada ausencia de mantenimientos preventivos debidamente programados y suspendidos de manera arbitraria, irracional y violatoria de las normas de seguridad, lo cual se ha traducido en incontables incidentes y en dolorosos accidentes que han causado pérdidas de vidas y cuantiosos danos patrimoniales.
· la corrupción, el vado de dinero, los robos, la inseguridad interna, etc.

De modo que, la información ha fluido y las razones de fondo de esta escasez, han estado allí expuestas, para todos.

Sin embargo, es imprescindible referirse, tanto a los infelices comentarios del actual Ministro de Petróleo, como al ensordecedor silencio del actual presidente de PDVSA. Ambos, personajes indignos, portadores de títulos profesionales, a los cuales anteponen sus intereses personales y su inquebrantable de deseo de permanecer dentro una farsa que esta destruyendo a Venezuela. Eulogio Del Pino y Nelson Martínez, respectivamente son sus nombres, por si acaso lo han olvidado. Ah, y su predecesor, el que ahora no sabe que pasó, Rafael Ramírez.

Pues bien, Eulogio Del Pino, ha dicho que el culpable de la escasez de gasolina es Donald Trump. Su cinismo es ilimitado. ¿Acaso Trump ha destruido a PDVSA? ¿Quién o quienes han estado al frente de la empresa por últimos quince años? ¿No hay gasolina porque no llega la importada o porque no se produce en el país? ¿O será porqué se la roban para contrabandearla? Eulogio no responde, no balbucea, nada, no puede articular una respuesta.

En efecto, luego que los precios del crudo bajaron de los 100 $/B hasta los 35 $/B, 40 $/$ o 45 $/B, el dinero que se despilfarra y se roba, se nota. Ya comprar gasolina, diésel y crudo comienza a pesar. Ahora cuando PDVSA pierde el crédito y se le exige prepago, el asunto se complica. Luego que los EEUU han comenzado a exigir cumplimiento y han dictado medidas en resguardo de su seguridad, encontrar cartas de crédito a favor de PDVSA o emitidas por PDVSA, comienzan a ser toxicas y difíciles de encontrar. Tener que comprar como prepago, sin contar con CITGO, en mercados europeos, indios, rusos o asiáticos, es complejo. Dinero en mano, mayor costo y mucho tiempo adicional de viaje.

Estas son realidades Eulogio. Creemos que antes de culpar a Trump, a quien no vamos a defender (de paso está claro que se sabe defender solo), deberías explicarle al país y al mundo, como es que la “PDVSA de todos”, la empresa sólida y líder mundial, según tu propio discurso, tiene que importar gasolina, diésel y crudo. Como es que Venezuela con las mayores reservas de crudo del mundo, hoy produce menos gasolina y diésel que Colombia. ¿Cómo es eso, Eulogio? Tú has tenido altos cargos en PDVSA, y el régimen, en los últimos quince años. Fuiste vicepresidente, presidente y ministro. Ahora nuevamente ministro, entonces ¿Cómo es la vaina?

Por cierto, también el actual presidente de PDVSA y expresidente de CITGO, debería explicarle a los venezolanos como es que hay escasez de combustible, que no se haga el loco.

En fin, Venezuela requiere importar, cuando menos entre 40 y 60 mil barriles diarios de gasolina, es decir entre 1 millón 200 mil barriles y 1 millón 800 mil barriles al mes, para mantener un precario equilibrio de distribución. Eso significa gastar unos 1 mil 500 millones de dólares anuales. Y no hay dinero para tantos barriles.

Share

Copyright © 2017 VenezolanosPty. All Right Reserved.
Powered By Joomla Perfect